Ciprés – Cupressus sempervirens 8 septiembre, 2014 – Posted in: #MejoresPlantas, Blog

El ciprés es una conífera siempreverde de gran longevidad y belleza. En muchas ocasiones se relaciona con la muerte por lo que no suele ser muy querido en jardines particulares. Sin embargo, tiene un porte y elegancia que pocos árboles tienen, porte que se reconoce a lo largo de todo el año.

El ciprés llega a alcanzar los 25 m. En ocasiones, hasta los 35 siendo árboles muy longevos y esbeltos. Muchos de los cultivares ornamentales han querido potenciar la esbeltez de la especie y en algunas ocasiones el color amarillento de su floración que en mi opinión no es lo que más vale del árbol.

Enfermedades del Ciprés

Posee un crecimiento muy rápido por lo que no compensa comprar grandes ejemplares. Le gustan los suelos ácidos y básicos, soportando terrenos áridos o compacto pero rechaza los suelos húmedos, siendo muy sensible al hongo de la phitophora.

No recomiendo, por tanto, el uso del ciprés en zonas de pasto que no hará más que quemar sus ramas más bajas y el interior sombreado por las acículas externas. Le gusta el pleno sol, el calor y la sequía y soporta fríos de hasta -10ºC siendo un sustituto para zonas más frías el Taxus baccata.